Sin duda, todo lo que comes afecta a tu bebé. La lactancia materna es un momento valioso de conexión con tu bebé, que además lo alimenta de todos los nutrientes necesarios para su vida diaria. Si tienes dudas sobre qué comer o dejar de comer durante este período, te invitamos a leer nuestra nueva nota.
Llevar una dieta saludable durante tu período de lactancia, no es un requerimiento exclusivo para las mamás con sobrepeso. Cuidar tu salud y la de tu bebé es transversal y repercute directamente en su desarrollo físico y cognitivo, a través de la lactancia materna exclusiva de los primeros meses. El mito indica que debes alimentarte en cantidades más grandes para "engrosar" la leche y alimentar a tu bebé, pero está muy equivocado.
Efectivamente, en el momento posterior al parto, las necesidades calóricas de la madre aumentan de manera notable, llegando hasta las 500 Kcal/día. Sin embargo, eso no significa que debas comer en cantidades dobles, ya que el sobrepeso también tiene consecuencias negativas para ti.
Nuestras recomendaciones no se basan en llevar una dieta estricta o hipocalórica, pero sí en mantener un equilibrio con respecto a lo que comes y ayudarte a potenciar la leche materna a través de los alimentos.
Recomendaciones nutricionales durante la lactancia
- No subas la cantidad de comida diaria.
- Aumenta la ingesta de alimentos ricos en Omega 3, como el pescado y los mariscos.
- Las infusiones de hierbas deben ser consumidas con preocupación. Lo mejor es que te asesores con un especialista para aclarar tus dudas.
- Evita el consumo de cafeína, ya que puede afectar al niño/a, al producir irritación y disminución del sueño.
- Evita el alcohol en todas sus formas, ya que se traspasa por la leche materna al recién nacido y puede afectar su desarrollo cerebral.
- Evitar los azúcares como chocolate, mermelada, refrescos, entre otros. Su consumo aporta 'calorías vacías', es decir, energía sin ningún tipo de nutriente adicional.
- Procura consumir frutas, verduras y hortalizas, al menos cinco veces al día.
- Para los alimentos flatulentos o irritantes, consúmelos de acuerdo a tu tolerancia.
- Toma entre 2 a 3 litros de líquido al día como mínimo. Necesitas mantenerte hidratada y saludable.
Dedicarte a una lactancia materna exclusiva, implica una gran y hermosa responsabilidad. No te abrumes, mantenerte saludable no sólo te ayudará a ti en este proceso, también fomentará los hábitos saludables de tus hijos/as en el futuro.